Imagen de portada de Colecho

Colecho: ¿Qué debo saber?

Cuando nació mi primera hija preparamos con ilusión y mimo una cuna preciosa. Esta cuna fue perfecta durante meses para almacenar ropa y otros enseres, pero nunca para la bebé. Si la dejábamos en ella parecía que la dejabas en una cuna con clavos, automáticamente abría sus ojos y lloraba desconsolada.

Así fue como terminamos haciendo colecho, yo tenía miedo a hacerlo desde tan pequeña, pero su necesidad de contacto y la nuestra de descanso adelantó el momento.

He de decir que nosotros adosamos la cuna a la cama, para dormir juntos desde el principio pero en distinta superficie, ya que sabíamos que era lo recomendado y más seguro. Pero la realidad fue otra, la pequeña necesitaba estar pegadita a mí y mamar frecuentemente.

Definimos el colecho

Madre colecho cama

El colecho es dormir junto a tu bebé, puede hacerse en la misma superficie o en distinta. Podemos por tanto meterle dentro de nuestra cama directamente o utilizar superficies distintas como cunas y minicunas de colecho que quedan adosadas a nuestro colchón. Otra opción son los nidos de colecho, que pondríamos sobre nuestra cama.

El colecho es una práctica que se ha practicado en toda la historia de la humanidad y  en algunas culturas como en la oriental se sigue llevando a cabo actualmente. 

Beneficios del colecho

El colecho tienen múltiples beneficios tanto para madres como bebés, a continuación los detallamos:

  • Protege frente a la SMSL (Síndrome de muerte súbita del lactante) cuando se realiza en condiciones de seguridad.
  • Disminuye el riesgo de hipoglucemias y apneas en el bebé. La madre detecta antes las señales de búsqueda de alimento y este no tiene que llorar para conseguirlo.
  • Regula y compensa la temperatura corporal del bebé.
  • Facilita la lactancia materna y mejora su tasa de éxito y duración.
  • El bebé come más durante la noche. Además de ser positivo para su crecimiento lo es para su calidad del sueño, ya que la leche materna tienen triptófano y le ayuda a reconciliar el sueño.
  • Ayuda al desarrollo del vínculo afectivo.
  • El bebé se siente más tranquilo y seguro.
  • Disminuye la fase profunda del sueño, que es cuando existe un mayor riesgo de SMSL. Aumentándole el tiempo en fase ligera, en la que se produce el desarrollo neuronal.
  • Mejora el descanso de toda la familia. El bebé duerme más y los despertares se reconducen antes, la madre detecta lo que el bebé necesita atendiéndole antes e interrumpiendo menos su sueño.

Colecho seguro

El colecho no está exento de controversia. Por una parte no está socialmente bien visto y por otra se le ha atribuido un aumento de riesgo de sufrir SMSL en algunas situaciones.

Es importante que todas las familias sepan si su situación está exenta de riesgo y cómo deben llevarlo a cabo para que sea una práctica segura.

Para que el colecho sea totalmente seguro deberán cumplirse las recomendaciones que os expongo:

  • Bebé sano nacido a término.
  • Alimentado con leche materna.
  • En posición boca arriba, con la cabeza destapada y sin sobreabrigar.
  • Sobre un colchón firme. Nunca en colchones de agua o hinchables.
  • No poner almohada o cojines (tampoco antivuelco), ni ningún otro elemento suelto en la cama como podría ser un peluche.
  • Ropa de cama bien ajustada, sin huecos donde el bebé pueda colarse.
  • Dormir solo con los progenitores, no con hermanos ni otros miembros de la familia.
  • Que los progenitores no fumen, ni consuman alcohol, drogas o medicación sedante.
  • Evitar colechar si los padres tienen obesidad mórbida o enfermedades que alteren su estado de consciencia o cansancio extremo.
  • Ambos progenitores deben estar informados de que el bebé está en la cama.
  • Habitación ventilada y a temperatura agradable (18-20º)
  • Nunca colechar en sofás o sillones.
  • No permitir que las mascotas duerman en la cama.

El colecho no debería realizarse si:

  • El bebé tiene fiebre.
  • Es un bebé prematuro o ha nacido con bajo peso.
  • Es alimentado con leche artificial.
  • Los progenitores tienen factores de riesgo asociados (tabaco, alcohol, obesidad mórbida, drogas, sedantes…)
  • Se realiza en una cama de agua, hinchable, sofá o sillón.

Por otra parte la AEPED no recomienda el colecho con bebés lactantes menores de 3 meses. Esto ha sido objeto de opiniones encontradas entre instituciones ya que la UNICEF, la IHAN, la OMS o el propio Ministerio de Sanidad en su GPC sobre lactancia materna aconsejan el colecho para aumentar las tasas de lactancia materna.

Os dejamos los siguientes enlaces de utilidad:

Estas entidades dicen que la evidencia científica a este respecto no está clara y que además debemos fomentar la lactancia materna que es uno de los factores protectores más fuertes contra el SMSL. Sabiendo esto y si así lo decide la familia el  colecho podría realizarse para favorecer las tomas nocturnas siempre y cuando no haya otros factores de riesgo asociados.

¿Qué alternativas tengo para dormir con mi bebé si somos de alto riesgo?

Si por tus circunstancias o las de tu bebé no es recomendable que hagáis colecho ten en cuenta que el colecho en distinta superficie si es seguro para todos los casos.  Por ello puedes optar por la cuna sidecar o los nidos de colecho.

Las cunas de colecho o sidecar son cunas y minicunas a las que se le puede quitar un lateral y adosar a la cama donde duerme la madre. Hay cunas comercializadas para tal fin, sin embargo siendo un poco manitas puede llevarse a cabo con cualquier cuna corriente.

Cuna de colecho para bebe

Muchas familias optan por poner la cuna pegada a su cama con la barrera baja mientras el bebé no se mueve. Si tu bebé descansa de este modo puedes hacerlo de esta manera.

En cuanto a los nidos, existen múltiples opciones en el mercado. Lo importante es que sea firme y  las paredes tengan dureza para evitar que la asfixia si el bebé se gira sobre el lateral.

Bebe en nido de colecho

Otra opción es colocar dos camas juntas, dejando la del bebé pegada a la pared y evitando que quede espacio entre ambas. Es una opción sencilla pero debes tener sitio suficiente para ello.

¿Qué ocurre si alguno de los padres fuma?

El tabaquismo es un factor de riesgo para el SMSL ya desde el embarazo. Es importante que para disminuir este riesgo se abandone el hábito tabáquico cuanto antes.

El bebé debe dormir en la misma habitación de sus padres al menos el primer año de vida. Cohabitar (dormir en la misma habitación) es una recomendación clara para la prevención de la muerte súbita.

Sin embargo si uno de los progenitores fuma este no debería dormir junto al bebé, pero es importante que el pequeño duerma acompañado. El problema vendría si ambos fumasen, ya que en este caso deben dormir junto al pequeño asumiendo el aumento del riesgo del SMSL.

¿Afectará a mi vida de pareja el colecho?

Padres durmiendo con bebe; colecho

El colecho no será el causante de los grandes cambios que vais a vivir como pareja, si no la crianza en sí de un bebé. El cansancio, la demanda constante, los nuevos roles harán que vuestra vida cambie.

Muchas personas creen que la vida sexual de una pareja se ve resentida por el colecho, lo que no saben es que no hay una gran diferencia entre colecho o no colecho para ello.  Tener un bebé disminuye la apetencia sexual y reduce el número de encuentros sexuales porque ese pequeño ser necesita mucho de vosotros. El tiempo irá cambiando esto, y es importante que resalte que las relaciones sexuales no tienen por qué ser  siempre de noche y en la cama. Imaginación e inventiva al poder, cuando volváis a disponer de ganas y tiempo todo volverá a su cauce. 

¿Hay una edad límite para hacer colecho?

Padres Durmiendo con niño

La muerte súbita puede ocurrir durante el primer año de vida, principalmente en los primeros 6 meses. Por eso es importante que durante este tiempo el bebé cohabite con sus padres, es decir duerma en la misma habitación.

En cuanto a compartir cama no existe una recomendación oficial que nos marque un fin para ello. Incluso algunos expertos en el tema aconsejan prolongarlo hasta los 3-5 años. El neuropediatra Nils Bergman afirma que los ciclos de sueño de los niños que duermen separados de sus padres se interrumpen más y además muestran niveles de estrés más altos. La psicóloga Margot Sunderlan en su libro “La ciencia de ser padres” en 2006 decía que colechar hasta los cinco años es invertir en la salud del niño.

El momento por tanto debe marcarlo cada familia en función de las necesidades de madres, padres e hijos. No estás haciendo ningún mal a tus hijos por dormir con ellos, es seguro y sano que lo hagáis. Disfrutarlo.

El colecho llevado a la práctica

Quiero darte unos tips que pueden ayudaros con la práctica del colecho. Tras 7 años de experiencia propia y otros cuantos atendiendo dudas de las familias al respecto este es un resumen que puede ayudaros a disfrutarlo desde el primer día:

  • Tener espacio es esencial, si estáis apretados en una cama pequeña con miedo a que el bebé se caiga por un lateral no vais a descansar. Adosar una cuna u otra camita cuando el bebé es mayor aumenta mucho el espacio práctico y evita accidentes.
  • No queremos tapar la cabeza del bebé y por ello evitamos abrigarnos totalmente. Esto puede hacer que pases frío y estés incómoda, sobre todo si encima pasas media noche con la teta fuera. Mi consejo es que te acuestes con ropa de abrigo como un polar o bata para que estés cómoda y caliente con la manta hasta la cintura. Otra opción es taparte y dejar fuera al bebé con un saco o su propio arrullo. Si el bebé está en cuna de colecho o nido no tendrás estos problemas.
  • Los laterales de la cama deben estar pegados a otra cuna o cama o pegados a la pared para evitar accidentes.
  • El papá tiene miedo. Puedes poner al bebé solo a tu lado en este caso, si quieres ponerle entre vosotros dos, puedes utilizar una toalla enrollada para que el padre no la sobrepase. Si se mueve mucho y no está seguro mejor ponlo solo a tu
  • Como habéis visto en las recomendaciones sobre colecho seguro no se recomienda que los hermanos u otros familiares duerman con el bebé. A veces tenemos varios hijos a la vez o muy seguidos y es necesario colechar con todos. Es importante que haya espacio suficiente y que siempre haya un adulto entre niño y niño.
  • Sobre todo en los primeros meses una pequeña luz ayudará a solucionar problemas que puedan surgir en mitad de la noche y te dará seguridad ver al bebé en todo momento.
  • Niños mayores. Conforme los peques crecen y empiezan a moverse es importante que reforcemos la seguridad. Pueden gatear, caminar o rodar hacia los pies y laterales cayéndose. Podéis utilizar barreras anticaídas o incluso dormir con el colchón en el suelo para evitar accidentes.
  • Cuando el bebé se queda solo. Siempre que se quede solo por muy dormido que esté o poco tiempo que vaya a estar asegura que no puede caerse por un lateral.

Conclusiones

Cada familia debe elegir la manera de dormir que mejor se adapte a sus intereses y necesidades. Colechar no es mejor ni peor, simplemente un modo más de dormir que merece el mismo respeto que cualquier otro. Lo importante es que el primer año de vida el bebé esté acompañado, cohabite con sus padre para la prevención de la muerte súbita. Si está dentro o fuera de la cama es vuestra elección, así que familias a dormir seguros y felices del modo que elijáis.

Bibliografia

  • Grupo de trabajo de la Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del País Vasco-OSTEBA, 2017. Guías de Práctica Clínica en el SNS.
  • Grupo de Trabajo para el Estudio y Prevención de la Muerte Súbita Infantil de la Asociación Española de Pediatría. Libro Blanco de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Ed. Ergon. 2013. 3ªedicion.
  • Grupo de Trabajo para el Estudio de la Muerte Súbita Infantil de la AEP. Comité de Lactancia Materna de la AEP. Colecho, síndrome de muerte súbita del lactante y Lactancia Materna. Recomendaciones actuales de consenso. Asociación Española de Pediatría. 2014.
  • Sánchez Ruiz-Cabello, J. Prevención del síndrome de la muerte súbita del lactante. En Recomendaciones PrevInfad / PAPPS [en línea]. Actualizado enero de 2016. [consultado DD-MM-AAAA]. Disponible aquí.
  • Landa Rivera L, Paricio Talayero JM, Lasarte Velillas JJ, Hernández Aguilar MT. Comunicado de IHAN-España sobre la práctica del colecho y el amamantamiento.
  • Wu MH. Muerte súbita en población pediátrica. Korean Circ J. Junio ​​de 2010; 40 (6): 253-7. doi: 10.4070 / kcj.2010.40.6.253. Publicación electrónica del 29 de junio de 2010. PMID: 20589195; PMCID: PMC2893363.
  • Martínez Rubio A. Durmiendo en la habitación de los padres o no, ver aquí
  • Pallás Alonso CR. Revisora. Perlinfad · las perlas de PrevInfad [blog en Internet]. Guía sobre el colecho y la lactancia maternal. [1– diciembre – 2009] [citado DD-MM-AAAA]. Disponible en este enlace.

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE TU BEBÉ, CONSULTA NUESTRAS GUÍAS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba