Crianza

Crianza: Todo lo que debes saber

Durante el embarazo nuestros pensamientos suelen centrarse el parto y  no solemos pensar en la crianza y el día a día con un bebé. Quizá nunca te hayas planteado cómo criarlo, hasta que estás en ello.

Cuando un bebé nace todo son dudas y los consejos del entorno sobre cómo cuidarlo pueden ser una ayuda o toda una tortura.  Es importante que tengas una idea clara de lo que quieres para tu bebé y tu familia. Ya que el modelo clásico de crianza se basaba en el autoritarismo y falta de contacto e instinto de los padres.

Clásicamente se ha tenido la idea errónea de que los bebés nos manipulan con su llanto  o que serán más independientes si no respondemos a este o incluso lo ignoramos. Y nada más lejos de la realidad, los bebés al igual que los adultos necesitan sentirse acompañados y apoyados en momentos difíciles. El llanto es un recurso que tienen para sobrevivir y hacernos entender que necesitan en cada momento. Además cuando el niño crece pasará una época de rabietas sobre los 2 años de vida y muchas familias creen que el niño se comporta así porque quiere o por conseguir algo. Sin embargo esta etapa es fisiológica en el niño,  se produce por la falta de recursos para expresar lo que necesitan y gestionar sus emociones. Para saber gestionarlas y prevenirlas no dudes en leer este artículo.  El desconocimiento de la personalidad y las emociones de los niños llevaron a creer a muchos profesionales y familias en este modelo de crianza que ignoraba las necesidades psicológicas de bebés y niños.

Hoy día sabemos que el contacto, movimiento y la respuesta a las necesidades del bebé deberían ser la base de la crianza. Esta forma de cuidar a los bebés pone en el centro sus necesidades emocionales y la importancia que estas tienen para su desarrollo desde su nacimiento.

Un bebé cuidado y con sus necesidades cubiertas, será un bebé más tranquilo, más seguro y con un mejor apego y vínculo hacia sus padres. Formar un apego seguro con la madre, influirá en la relación de estos, pero también en las futuras habilidades psicosociales de este niño.

En este apartado vamos a tratar todas aquellas cuestiones que hacen referencia a este tipo de crianza que recibe muchos nombres, respetuosa, natural o positiva. Aunque el nombre nos da igual, lo que nos importa es que es el modo más sano a nivel físico y emocional de criar a nuestros hijos.

La personalidad del niño se irá forjando y madurando en los primeros años de vida, y como les acompañemos hará que sea más autónomo, que gestione mejor sus emociones y se sienta unido a sus padres de una manera sana y amorosa. ¿No es esto lo que quieres para tu pequeño?

Ir arriba